Fringe

“Fringe” ha sido seguramente el descubrimiento más interesante que he hecho este año en lo que a series americanas se refiere. La descubrí leyendo un artículo a raíz del final de “Lost” dónde se hablaba de la nueva producción de uno de sus creadores, J.J.Abrams. En él se decía que en su segunda temporada “Fringe” se había superado y valía mucho la pena seguirla. Con esta crítcia y sabiendo que era creación de Abrams pensé que tenía que verla. Además, uno de sus protagonistas era Joshua Jackson, quién fue Pacey en “Dawson crece” (una de mis series favoritas de mi adolescencia) y actor que me gusta mucho. Así que empecé con la primera temporada.

Para resumir un poco de que va la serie diré que Fringe es el nombre que tiene una división especial de agentes del FBI que se dedican a investigar casos “extraños” que afectan a la seguridad nacional. Nuestro trío protagonista son Olivia Dunham (Anna Torv), agente del FBI que tiene unas habilidades muy especiales; Walter Bishop (John Noble), científico que ayuda a Olivia a descifrar los enigmas de los “extraños” acontecimientos; y Peter Bishop (Joshua Jackson), hijo del Dr. Bishop con un coeficiente intelectual superior a la media. Podríamos decir que la primera temporada se basa básicamente a investigar y resolver estos casos misteriosos. A partir de la segunda temporada, dan una vuelta de tuerca al argumento de la serie que la vuelve muy interesante. Actualmente, se está emitiendo la tercera temporada y en ésta han conseguido dar una vuelta más que la está convirtiendo en una de mis series favoritas de ciencia ficción sin lugar a duda. Evidentemente no voy a contar cuales son estos giros que dan la segunda y la tercera porque quién no haya visto la serie pueda descubrirlo y disfrutarlo como se debe.

Si comparamos “Fringe” con “Lost” vemos que son dos series muy distintas. Aunque las dos tienen sus misterios, en “Fringe” se van sabiendo y resolviendo a medida que avanza la serie, cosa que se agradece. Aunque sí que podríamos decir que las dos series pertenecen a una nueva categoria de series de ciencia ficción que Simone Regazzoni denomina como “philosophical drama”. “Lost” nos sorprendió al darnos cuenta de que en realidad era una serie más filosófica de lo que podíamos imaginar, y “Fringe” también tiene sus dosis filosóficas. En este caso temas como los límites de la ciencia, la justificación de los actos o la importancia de cada decisión tomada son tratados en “Fringe”.

Os dejo con los créditos inciales:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s